Retos del Acceso y Reparto de Beneficios

Retos del Acceso y Reparto de Beneficios: graffiti en Zipolite, Oaxaca

Retos del Acceso y Reparto de Beneficios

Según un estudio publicado recientemente, el camino para implementar un sistema de Acceso y Reparto de Beneficios, que garantice un reparto justo de los beneficios por usar la biodiversidad, debe sortear algunos retos antes de convertirse en una realidad a nivel internacional.

Entre 1996 y 2015 se han cerrado 217 acuerdos de reparto de beneficios a partir de la investigación comercial y 248 para la no comercial, lo cual está por debajo de las expectativas de los impulsores del Acceso y Reparto de Beneficios.

En primer lugar, esto se debe a que la promesa del “oro verde”, la idea de que la riqueza biológica se traduciría a riqueza material gracias a la industria, no se materializó: la industria biotecnológica y farmacéutica hace muchos años no están interesadas en realizar nuevas colectas de material biológico: prefieren comprar colecciones privadas o indagar en colecciones ex situ de material biológico, en parte para no tener que lidiar con las regulaciones de Acceso y Reparto de Beneficios pero también porque es más barato.

En segundo lugar, sigue habiendo problemas de confianza entre los países proveedores respecto a los países usuarios de recursos biológicos: persiste la sospecha de que una vez que un recurso es extraído de su lugar de origen, los países usuarios no llevarán a cabo la supervisión de que sea utilizado según las condiciones mutuamente acordadas bajo cuyo marco se permitió aprovecharlo.

El tercer reto se desprende del anterior: los países proveedores, para evitar abusos, crean reglamentaciones y procedimientos que terminan por dificultar el acceso a sus recursos biológicos, de nuevo desincentivando a la iniciativa privada. La reglamentación, argumenta el estudio, no ha podido controlar a la iniciativa privada, que prefiere no llegar a acuerdo alguno, pero está teniendo efectos nocivos sobre la investigación académica financiada con recursos públicos, ya que las reglas de Acceso y Reparto de Beneficios los obligan a cumplir condiciones que no siempre facilitan su labor.

El trasfondo de todos estos retos ha sido lo ambicioso de la meta planteada originalmente por la Convención sobre la Diversidad Biológica: alcanzar la justicia, en cuestiones de uso de la biodiversidad así como en otras, toma tiempo y esfuerzo de todos los involucrados. Conforme siga pasando el tiempo, crezca la confianza entre las partes de la Convención y se vayan aprobando marcos regulatorios en todo el mundo, es viable construir un orden internacional en el que se aprovecha la biodiversidad a la vez que se crean incentivos para rescatarla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.